Chevalier Jackson, paradigma de la Otorrinolaringología internacional

Artículo histórico

 

Chevalier Jackson, paradigma de la Otorrinolaringología internacional

Chevalier Jackson, paradigm of Otorhinolaryngology worldwide

 

Gisel Hernández Montero1* https://orcid.org/0000-0001-5393-3793


1
Hospital Militar Central "Dr. Carlos J. Finlay". La Habana, Cuba.


*
Autor para la correspondencia: hfinlay@infomed.sld.cu

 

 


RESUMEN

El Dr. Chevalier L. Jackson (1865-1953) fue un reconocido otorrinolaringólogo y una de las figuras médicas más destacadas en la especialidad. Fue pionero en utilizar técnicas de broncoscopia y esofagoscopia para extraer objetos extraños de las vías digestivas y respiratorias. Por esta razón, se desarrolló una revisión sobre la vida y obra de este prestigioso médico, cuyo legado ha servido de guía a las generaciones siguientes y que aún en la actualidad es de incontable valor. Se revisaron artículos históricos y publicaciones previas sobre el tema. Inventó el primer broncoscopio en 1904, y fue unos de los padres de la laringología americana. Autor de cuatro monografías, doce libros y más de 400 artículos médicos se le reconoce como el más grande laringólogo de todos los tiempos en su país.

Palabras clave: Chevalier Jackson; otorrinolaringólogo; broncoscopio.


ABSTRACT

Dr. Chevalier L. Jackson (1865-1953) was a well-known otolaryngologist and one of the most prominent medical figures in this specialty. He pioneered the use of bronchoscopy and esophagoscopy techniques to remove foreign objects from the digestive and respiratory tracts, which is why a review was conducted on the life and work of this prestigious doctor, whose legacy has served as a guide for subsequent generations and still of tremendous value today. Historical articles and previous publications on the subject were reviewed. He invented the first bronchoscope in 1904, and he was one of the fathers of American laryngology. He authored four monographs, twelve books and more than 400 medical articles. He is acknowledged as the greatest laryngologist of all times in his country.

Keywords: Chevalier Jackson; otolaryngologist; bronchoscope.


 

 

Recibido: 14/06/2020
Aceptado: 12/07/2020

 

 

INTRODUCCIÓN

En la medicina actual los descubrimientos científicos no surgen de forma aislada, sino que aparecen como resultado de algo conocido y, con el desarrollo científico y tecnológico unido a la experiencia acumulada de años de estudio e investigación, se alcanza un resultado positivo o negativo que servirá de guía y base para otros estudios.

La ciencia progresa como resultado de la investigación de numerosos hombres y de la difusión de sus descubrimientos, lo que ofrece a muchas personas la posibilidad de conocer los avances en diferentes campos del saber y facilita añadir otros aportes a los conocimientos preexistentes.

Sobre esta premisa han tenido lugar los avances tecnológicos de los últimos siglos, que han impulsado el desarrollo de las diferentes ciencias y entre ellas, la medicina. La especialidad de Otorrinolaringología se desarrolló en la medida que lo hicieron otras ramas, pero la carencia de instrumentos capaces de poder visualizar todas las estructuras anatómicas que la integran hacía muy difícil el diagnóstico de algunas enfermedades y, por tanto, la mortalidad de muchos pacientes aquejados de enfermedades laríngeas, bronquiales, esofágicas, entre otras, era mayor.

En el siglo pasado constituyó una revolución en la especialidad contar con instrumentos ópticos capaces de entrar en la luz faríngea y visualizar la laringe, el bronquio y el esófago. Sin dudas, estos avances fueron de gran valor para el diagnóstico y tratamiento de miles de pacientes que hasta entonces no tenían otra opción que la muerte.(1,2,3)

Uno de los pioneros en realizar estudios y aportes a la laringología y la neumología en la década de los noventa fue el doctor estadounidense Chevalier L. Jackson(1,4) (Fig. 1). Gran parte de su vida la dedicó a la laringología y dentro de ella a la extracción de cuerpos extraños en niños y en enfermos psiquiátricos fundamentalmente, que formaron parte de una colección de más de 2000 piezas extraídas que se muestran en la actualidad en un museo.(1,2)

 

Fue inventor de una habilidad increíble en los procederes quirúrgicos, muy estudioso y perseverante. Profesor de varias generaciones de galenos; autor de artículos y libros que quedaron para la posteridad. Por esta razón, se desarrolló una revisión sobre la vida y obra de este prestigioso médico, cuyo legado ha servido de guía a las generaciones siguientes y que aún en la actualidad es de incontable valor

 

 

MÉTODOS

Se realizó una revisión documental. Se localizaron y seleccionaron estudios relevantes en las bases electrónicas Medline, Google Académico y libros digitales recogiendo aquellos de mayor interés y que tuvieran actualidad. Se revisaron investigaciones en internet que reflejaran aspectos del trabajo de Chevalier L. Jackson en la introducción de tecnologías endoscópicas; se utilizaron 8 que abordaran aspectos de interés para este trabajo.

Análisis y síntesis de la información

Chevalier L. Jackson (1865-1953) fue un reconocido otorrinolaringólogo estadounidense que nació en Pittsburgh, Pensilvania, en una familia muy pobre. Siendo muy joven alcanzó habilidades para trabajar la madera y la cristalería.(1) Con los ahorros de sus trabajos obtuvo los fondos necesarios para ingresar a la universidad en la carrera de medicina desde 1879 hasta 1886, donde recibe su título. Durante su carrera estuvo en varias universidades, pero se gradúa en el Jefferson Medical College.(2,5,6)

Después de su graduación realiza su práctica en Pittsburgh; rápidamente se decide por la especialidad de laringología y asiste a varias clínicas europeas. A su regreso vuelve a Pittsburgh y se interesa por la extracción de cuerpos extraños.

Uno de los aportes más importantes de su carrera es la invención del laringoscopio en 1904 (Fig. 2). Esto constituyó un cambio importante en los pacientes con cuerpos extraños laríngeos y bronquiales por el alto por ciento de mortalidad debido a complicaciones quirúrgicas, ya que eran cirugías abiertas de tórax.

 

A lo largo de su carrera reunió exactamente 2374 piezas, muchas de ellas extraídas de los bronquios de niños pequeños, como se observa en la figura 3. Actualmente se encuentran expuestas al público en el Museo Mütter del Colegio de Médicos de Filadelfia.(7)

 

 

En 1916, el Jefferson Medical College ofreció a Jackson la cátedra de laringología, y en 1924 alcanzó el cargo de profesor de broncoesofagología y Jefe de Departamento. Además, participó de manera simultánea en las cinco escuelas de medicina, la Universidad de Pennsylvania , Escuela de Graduados, Universidad de Temple y el Colegio Médico de la Mujer de Pennsylvania.(8,9)

Durante la década de 1920, Jackson también comenzó un arduo trabajo para difundir el conocimiento de las medidas preventivas con el fin de proteger a los niños de la inhalación de cuerpos extraños. También hizo campaña para la aprobación de una ley federal para el control de sustancias peligrosas a disposición de los niños. Esto condujo a la aprobación de la Ley cáustica de 1927, que requirió las etiquetas de todas las sustancias venenosas. Por su meritoria labor en salvar incontables vidas de pacientes por ingestión de sustancias venenosas y corrosivas se le otorgó la medalla Elliot Cresson en 1929.(1,9)

Igualmente trabajó en disminuir el riesgo de las complicaciones de los pacientes traqueostomizados.(3,4) En su haber podemos resaltar que fue autor de cuatro monografías, doce libros de texto y más de 400 artículos médicos.(4)

La carrera de Jackson en el Jefferson terminó con su retiro obligatorio en 1930 a la edad de 65 años. Sin embargo, Jackson continuó su asociación con la Universidad de Temple y la Universidad de la Mujer.(2,3)

Se casó en 1889 y como resultado de ese matrimonio tuvo un hijo al que nombró igual que él y trabajó como profesor en la Temple University.(4,8)

En 1911 se le diagnosticó que sufría de tuberculosis pulmonar, lo cual fue un duro golpe a su carrera. Aunque fue considerada como una enfermedad en su etapa temprana, limitó sus actividades y en 1913 sufrió una hemorragia pulmonar que requirió reposo absoluto. Sin embargo, Jackson utilizó este tiempo para producir otra obra importante, Peroral Endoscopy and Laryngeal Surgery.(4)

Según se cuenta, la mayoría de sus pacientes eran niños con diagnóstico de ingestión de cuerpos extraños, generalmente estaban despiertos y no utilizaba anestesia, por lo que el procedimiento (bastante desagradable) debía ejecutarse en un tiempo récord. El Dr. Jackson era mundialmente conocido por su rapidez y eficacia para realizar esta técnica, que había ensayado repetidamente en perros y maniquíes.

El 16 de agosto de 1953 muere en Philadelphia este ilustre médico, a quien la Asociación Médica de Estados Unidos lo describió como "uno de los más grandes, sino el mayor laringólogo de todos los tiempos".(2,4,9)

Se concluye que Chevalier Jackson fue el precursor de técnicas endoscópicas complejas que en la actualidad no han perdido vigencia, y que se emplean aún en la extracción de cuerpos extraños en las vías aerodigestivas. Sus trabajos han servido para el desarrollo de equipamientos de fibras ópticas bien complejos, en la exploración de bronquios y esófago.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. National Register Information System. National Register of Historic Places of Chevalier L. Jackson. National Park Service. 2010 July 9 [acceso 16/12/2019]. Disponible en: https://npgallery.nps.gov/NRHP

2. Cappello M. Swallow: Foreign Bodies, Their Ingestion, Inspiration, and the Curious Doctor Who Extracted Them. New York. The New Press; 2010 [acceso 10/03/2020]. Disponible en: https://www.theguardian.com/books/2011/jun/05/swallow-foreign-bodies-mary-cappello-review

3. Jackson C. The Life of Chevalier Jackson: An Autobiography. New York: Ediciones The Macmillan Company; 1938.

4. Jackson C. Down the Hatch and Straight into Medical History. New York Times, 2011 January 11 [acceso 12/01/2020] Disponible en: http://www.ascopost.com/issues/january-25-2017/esophagoscopy-by-the-high-low-method/

5. Jackson C . Bronchoscopy: Past, present and future. N Engl J Med 1928;199:758.

6. Sperati G. History Corner. Pioneers of laryngology: Manuel García (1805-1906). Acta Otorhinolaryngol Ital. 1995;15(6):465-6.

7. Zadrobilek E, Regal W. The Macintosh laryngoscope: sixtieth anniversary of the first published description. Internet J Airway Management. 2003;20(2):312-6.

8. Oki M, Saka H, Kumazawa A, Sako Ch, kuda S, Sakakibara Y. Extraction of peripheral endobronchial foreign body using an ultrafin flexible bronchoscope. J Bronchol. 2004;11:37-9.

 

 

Conflicto de intereses

El autor refiere que no existen conflicto de intereses.





Copyright (c) 2020 Gisel Hernández Montero

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.